Espacios de tu hogar para embellecer con mármol

El mármol es un material de extraordinaria belleza, principalmente porque su origen es completamente natural. Está compuesto por rocas calizas, que se compactan por las altas temperaturas del interior de la tierra. Debido a esto, no hay dos piezas de mármol idénticas; claro que podrás encontrar series con tonalidades y tramas parecidas, pero aun así, no serán exactamente iguales, lo cual te permitirá crear espectaculares efectos de diseño.

Por las razones anteriores, el mármol es una de las piedras más empleadas en arquitectura, interiorismo y, por supuesto, en la escultura. Es cierto que su costo puede ser elevado, pero ya que es un material sumamente durable, la relación costo-beneficio es óptima. Si te asesoras con profesionales en la materia, como Mármoles Arca, y le das a tu instalación los cuidados debidos, los acabados y accesorios de mármol que implementes en tu hogar durarán toda la vida.

Estos son los espacios del hogar a los que podrás dar los mejores toques de distinción y elegancia si los accesorizas con mármol.

Cocina

Probablemente hayas leído que es arriesgado colocar mármol en la cocina, ya que la superficie puede dañarse con la caída de un objeto pesado, o mancharse al contacto con sustancias como aceite o limón. No obstante, también habrás notado que este material, principalmente los mármoles blancos, es uno de los más empleados para encimeras y pisos de cocina.

Los acabados de mármol harán que tu cocina luzca impecable. Para conservarlos así, la recomendación es ser precavido con los derrames de líquidos, limpiar inmediatamente cualquier mancha y utilizar bases especiales para manipular utensilios muy calientes o que puedan dañar la superficie.

Pisos de salas y pasillos

Los pisos de mármol harán que cualquier espacio luzca deslumbrante y con gran elegancia, sin importar el tamaño del lugar. La sala, los pasillos o alguna escalera son lugares donde puedes instalar mármol, con la confianza de que se verá magnífico. Ahora bien, es importante tomar algunas precauciones. Dado que el material puede mancharse con facilidad y a veces de manera irreversible, es importante limpiar cualquier derrame en el momento. Si tienes mascotas, esmérate en el entrenamiento, para que hagan sus necesidades fuera de casa y mientras aprenden, coloca tapetes absorbentes o bien restringe temporalmente su acceso a las zonas con pisos de mármol. Considera también que el material puede ser muy resbaladizo, sobre todo después de pulirse o si está mojado; seca muy bien después de trapear para evitar accidentes y si tienes niños, evita colocar este tipo de piso en sus áreas de juegos.

Baños

El mármol también es un material preferido para los recubrimientos de la ducha y el lavabo. Si bien ya mencionamos que puede volverse resbaladizo al mojarse, basta con colocar cubiertas o tapetes anti-derrapantes en la regadera. Otra ventaja del mármol es que ayuda a bajar la temperatura, por lo que evitará la generación de un calor excesivo en la ducha, a causa del vapor. Dicho sea de paso, en caso de incendio, el mármol será de gran ayuda para contener la propagación del fuego.

Un viaje a la boda

La semana pasada, después de reservar uno de los vuelos Interjet que encontré en oferta, volé a Puerto Vallarta  para ir a la boda de un buen amigo mío, una de esas bodas que duran tres días y donde se organizan varias actividades para celebrar a los novios y entretener a los invitados; una de esas bodas donde uno sabe que el regreso a casa, especialmente el avión, será una verdadera pesadilla.

Decidimos mi esposa y yo viajar del aeropuerto de Toluca, ya que aunque está en otra ciudad, muchas veces se hace menos tiempo al llegar ahí que yendo al aeropuerto de la Ciudad de México, donde uno puede hacer tres horas y, por supuesto, arriesgarse a perder el vuelo, algo particularmente estresante cuando uno viaja fuera de México.

Otra razón por la cual decidimos ir por el aeropuerto de Toluca y no por el AICM es debido a la naturaleza del camino, ya que el camino hacia al aeropuerto de Toluca es verdaderamente hermoso, debido a que uno pasa por mucho bosque y montañas que nos transportan a otro lugar, mientras que el camino hacia el AICM, es decir, el Periférico, es probablemente de los caminos más feos y deprimentes, así como enfermizo, donde todo es gris y una masa enorme de contaminantes amuralla esa parte de la ciudad.

La única situación parcialmente adversa que conlleva el utilizar el aeropuerto de Toluca, sobre todo para mi esposa, es el hecho de que el avión se mueve más que al salir del AICM, debido a la naturaleza de los vientos de aquella zona, algo particularmente  estresante cuando uno padece de una mala resaca como consecuencia de una serie de noches de locura.

Al llegar a Puerto Vallarta, nos percatamos de que nuestro hotel se encontraba algo lejos de ahí, por lo que habríamos de tomar un automóvil para llegar, un servicio que resulta que cuesta no menos de 2 mil pesos, tan solo de ida y la misma cantidad al tomar el regreso, un imprevisto algo incómodo para todos aquellos quienes son agarrados de sorpresa; no obstante, ya que uno está ahí, hay poco que se pueda hacer.

El camino es bastante agradable, ya que uno cruza a través de paisajes muy interesantes, típicos de los lugares tropicales, donde todo se encuentra tapizado de palmeras y espesas selvas no aptas para los hombres, ya que ahí se encuentran varias especies de animales y plantas, que pueden poner fácilmente en peligro la vida.

Si bien pensábamos que nuestro hotel estaba “un poco retirado”, nunca pensamos que se encontraba a una hora cuarenta minutos del aeropuerto y 20 minutos dentro de una selva de la cual es imposible salir sin la ayuda de un local experto en aquellos caminos.

Los eventos de la boda estuvieron muy divertidos, pero nada me dio más gusto que el ver a mi gran amigo tan feliz.

El regreso fue toda una Odisea.

El leer

El día de ayer, al salir de la oficina fui a recoger un pedido de flejadoras para el trabajo. El problema era que el tráfico se encontraba al tope y me quedé encerrado en mi auto por mucho tiempo, algo que generalmente me hubiera causado nauseas del enfado; sin embargo, esta vez fue absolutamente distinto.

Esto es debido a que todos los lunes se transmite en la radio un  programa por la estación del IPN, llamado “Entre Libro y Café”, una cápsula que es transmitida todos los lunes de 6:00 PM a 7:00 PM, que habla sobre libros y donde se hace un análisis literario por el locutor Roberto Quiñones, quien es un amplio conocedor de temas literarios y de cómo analizar las obras.

El programa comienza siempre con un minuto de una pieza de música clásica, diseñado, me parece, para que la audiencia entre en concentración y se ponga en sintonía y humor de escuchar un buen análisis literario, una pieza que después de varias veces de escuchar el programa desencadena una pequeña ola de felicidad en sus seguidores.

Después de dicha pieza viene la presentación de la obra, de la cual se hablará en ese día y comienza la introducción al trabajo literario y al relato de fragmentos interesantes de toda la obra, lo que significa que el locutor debe leer un libro a la semana y extraer fragmentos relevantes e interesantes de la obra, algo que se aprecia mucho por parte de la audiencia.

Gracias a este programa de radio del Instituto Politécnico Nacional, muchísimas personas han descubierto una gran cantidad de obras literarias que de no escuchar el programa jamás habrían descubierto, debido a que la difusión de las obras literarias en nuestro país no es exactamente la mejor, en gran medida debido a que en México la mayoría de las personas no gustan de leer.

Es interesante saber por qué en algunos países se lee y en otros no, una respuesta que no es nada fácil de obtener y haremos lo posible en este escrito por acercarnos de alguna manera, aunque sea de modo superficial, a la respuesta.

Primero, me parece que debemos de entender que leer fue el instrumento de aprendizaje y de entretenimiento número uno hasta que llegó la televisión al mundo, un aparato que a diferencia de los libros dictamina exactamente el cómo de las cosas y no da margen a la utilización de nuestra propia imaginación o poder creativo.

Debido a esta razón, la televisión evita al ser humano de todo esfuerzo para llegar al resultado deseado, ya sea investigación o recreación, lo que hace de los seres humanos individuos perezosos.

Ahora bien, debemos saber que la mayoría de los individuos que ven la televisión lo hacen por motivo de recreación y no con motivo de expandir o enriquecer su cultura, mientras que los lectores buscan tanto el expandirse culturalmente como el encontrar recreación.

Entonces, ¿por qué en unos países se lee más que en otros?

La respuesta general se encuentra en el interés de su población en expandir sus horizontes y aumentar cultivar su cultura.

El sueño

He de describir una experiencia que tuve que me ha marcado de por vida, aunque  haya venido tan solo en la forma de un sueño, de esos que vienen y van sin respetar los vientos ligeros de la conciencia humana, que brilla con nuestro nacimiento y se opaca con la marcha de nuestro vivir, como una golondrina que se duerme con la llegada del viento polar.

Todo empezó un  cálido domingo de verano, mientras observaba mi colección de etiquetas para botellas de agua; de pronto, un profundo cansancio se apoderó de mí tan repentinamente como un eclipse tapa el sol, sin preguntar ni pedir permiso y quedé dormido en el sillón de mi sala.

De pronto sentí que abría los ojos  y me encontraba en una pradera con altos pastizales, donde el sol brillaba con una intensidad desconocida por nosotros los hombres; sin embargo, le podía mirar directamente, sin dolor alguno en mis ojos.

En ese momento no sabía donde estaba ni qué era lo que hacía ahí; sin embargo, extrañamente sabía muy bien que había quedado dormido en aquel sillón de mi sala, que parecía estar mas lejos de mí que la estrella más lejana de un grillo recién nacido.

Miré una vez más aquel sol que no me lastimaba y que ahora giraba lentamente, como un platillo rodando en medio del fuego, quien parecía saber todo sobre mí, como si hubiera sido aquel disco de fuego quien me hubiera enviado la tierra, de algún lugar donde ahora el fuego y yo recordábamos con claridad.

Sin ninguna voz, el sol me habló al corazón, preguntándome sobre el porqué de mis torturas mentales antes de dormir.

De la misma manera que aquel sol me hablaba, yo le hablé sin pronunciar palabras, sólo con pensamientos  y pregunté por qué había tanta miseria en la vida.

Aquella voz me contestó:

“Hijo mío, me preguntas el porqué de algo que no existe, de algo creado por mi ausencia, en lugares donde mis plegarias no han sido escuchadas y de donde he sido rechazado con la misma furia que un pastor rechaza a los lobos de sus ovejas.

Los hombres cierran su mente y su corazón, a lo que yo, su padre, tiene que decirles para guiarles en el camino movedizo de la vida.

Los hombres, hijo mío, expulsan de su cuerpo a muchos ángeles que he mandado para aliviar mucho del sufrir humano y en vez de ello, mis mensajeros de luz terminan en los bolsos lanzados a los lugares de desperdicio, después de haber sido abortados por sus madres.

Hijo mío, los hombres me han olvidado peor que aquella vez cuando llame a Moisés para dictarle las jurisdicciones de mi ley y mi voluntad, donde están las respuestas a todas las preguntas.

La miseria no existe, hijo mío, es un estado de ser en el cual yo no participo y existe debido a que los hombres me rechazan, ya que el hombre que me acepte en su corazón derrotará a la obscuridad sin mayor esfuerzo, porque yo, su padre, estoy ahí para alejar a las tempestades y para poner a los mares a dormir cuando mis hijos navegan.

Ve hijo mío y no sufras más.”

En ese momento desperté en aquel sillón donde había quedado dormido y desde ahí no soy el mismo hombre.