Ponle piso a tus sueños

La recámara es nuestro santuario. No sólo es el lugar donde pasamos las horas que dedicamos a dormir. En muchos casos, especialmente cuando vivimos en familia o compartimos departamento, la recámara es el espacio personal, donde podemos disfrutar a plenitud nuestras aficiones, concentrarnos en nuestros proyectos, pasar esos necesarios momentos a solas y soñar despiertos.

Por ello, aunque las recámaras no sean de los lugares más visibles de la casa, su decoración y ambientación también son importantes, porque los muebles, decoraciones y accesorios que implementemos en ella, serán para nuestro goce personal.

Cuando se trata de ambientar una recámara, existen dos aspectos fundamentales a considerar. El primero es la funcionalidad. La recámara es un espacio para el descanso y como tal debe reunir las condiciones que favorezcan el sueño. Entre tales condiciones está el que la temperatura sea templada, que esté lo más aislada posible de ruidos exteriores y que cuente con accesorios para regular la entrada de la luz, de tal forma que al dormir, la iluminación externa no sea una molestia.

El segundo aspecto es el gusto personal, ya que para lograr una buena relajación, necesitamos sentirnos cómodos en el espacio donde estamos. Hay personas que prefieren que la recámara tenga únicamente los muebles esenciales, pues llenar el espacio con accesorios o decoraciones resulta un agobio y un obstáculo para el descanso. Otras convierten a la recámara en un espacio para expresar sus gustos, aficiones e ideas. De ahí que podamos ver, especialmente entre adolescentes y jóvenes, recámaras tapizadas con posters de artistas, grupos musicales o películas; o bien con espacios para los libros, discos y videos preferidos.

Coordinar funcionalidad y gusto es importante para elegir cualquier elemento del diseño y la decoración de la recámara. El piso no es la excepción. Podemos pensar que la elección del piso de la recámara no es tan complicada como en otras habitaciones, porque no se ensucia tanto, ni está sometido a tantas actividades o elementos agresivos, como sucede en otras áreas. Sin embargo, el piso también puede favorecer, o atenuar, las sensaciones de comodidad, tranquilidad y relajación, que son tan importantes para disponernos a dormir.

A continuación mencionaremos los principales tipos de pisos que suelen colocarse en las recámaras y las ventajas que cada uno puede aportar a tu descanso. Toma nota y elige el piso de tus sueños.

Pisos de madera

Si has visitado una tienda de pisos de madera, seguro quedaste cautivado con la variedad y originalidad de los diseños, colores y texturas que tiene un material natural como éste. Al ver estos pisos pensamos lo hermosos que lucirían en la sala, el comedor, el estudio y hasta la terraza, pero los pisos de madera también son una excelente opción para las recámaras. Aportan la imprescindible calidez que un ambiente para el descanso debe tener; andar descalzo es algo muy común en la recámara y con un piso de madera, es toda una delicia para los pies. La recámara no se ensucia tanto como otros espacios, así que brinda una buena oportunidad para colocar maderas claras. Además, al repeler el polvo y ser fácil de barrer, es un material favorable para quienes padecen alergias.

Pisos de mármol

¿Mármol en las recámaras? Sí, se puede. Aunque no es un material tan cálido como la madera, es un buen regulador de la temperatura y aportará mucha frescura en un clima cálido. Además, puedes colocar tapetes o alfombras debajo y alrededor de la cama, para tener mayor comodidad y no sentir frío al levantarte.

Alfombrado

Es la opción más popular en las recámaras; cálida, suave y también perfecta para caminar descalzo. La principal desventaja es que las alfombras atrapan el polvo, así que requieren de aspirado frecuente y lavado profesional, por lo menos dos veces al año.

La curación del agua

El sábado acompañe a mi tío al hospital para hacerse una curación de heridas, ya que padece diabetes y esta condición que lo ha dejado muy vulnerable ante cualquier problema relacionado con la circulación y la cicatrización. Sin embargo, después de algunas sesiones, su herida sanó perfectamente, algo que le ha cambiado la vida a su familia, ya que mi tío ha cambiado mucho para bien desde la conclusión de dicho tratamiento.

Al estar sentado en la sala de espera de un consultorio bastante bonito, no pude dejar de observar una gran pecera que se encontraba en el lado derecho del consultorio, una pecera cuya agua azul rey albergaba un gran cardumen de peces japoneses de todos colores, quienes nadaban con gracia y serenidad por todos lados, dando una impresión extraña de estar volando  en alguna extraña dimensión.

La ilusión hipnótica daba muchas impresiones, en gran parte debido a que la pecera estaba iluminada por luces de diferentes colores, que combinaban perfectamente con el agua, como azules, verdes, morados y uno que otro rojo con negro, que causaban un sentido de sabor bastante asiático, como los jardines japoneses, donde todo es uno y todo resalta en conjunción absoluta y perfecta.

Todo el tiempo que mi tío estuvo en el proceso de curación estuve inmerso en las figuras fantasmales producidas por la gracia del agua y de su cadencia perfecta con sus peces, que parecían haber planeado un número teatral para mí y quienes parecían hacer una mímica de flores volando en el viento en un lugar ajeno al conocimiento humano, donde la mente solo tiene acceso cuando hace amistad con el silencio.

Al terminar la curación y al dejar ese magnético consultorio, recordé que es muy común que en los  consultorios de todo tipo de médicos, incluyendo muchos dentistas, haya algún tipo de pecera o de pintura de algún paisaje acuático, incluyendo el mismo mar.

Sin embargo, siempre había olvidado el hecho de las magnificas propiedades curativas que tiene el agua en todos los planos, aspectos curativos que muchas personas de alto entendimiento e incluso muchos científicos no pueden explicarse o tienen teorías propias muy difíciles de probar.

Si bien el agua en sí tiene muchas propiendas abstractas de carácter sanatorio, sus capacidades de esta naturaleza incrementan de manera importante o más bien radical cuando ésta es mezclada con sal, imitando así de modo minúsculo a la majestuosidad del mar.

Esto sí ha podido ser científicamente comprobado, tan es así que los doctores recomiendan ampliamente, si es que sufrimos una cortada en la playa, el rociar la zona afectada con agua salada, es decir, con agua de mar, ya que esto de sí o sí limpiará nuestra herida y matará a cualquier bacteria que pueda haber tomado refugio en nuestro interior.

En el plano energético, la combinación de agua, sal y vinagre blanco en un vaso puede verdaderamente hacer maravillas para hacer el aire más ligero y capturar lo indeseable.

Modelos y vida

Hace dos días regresamos de China, donde llevamos un año trabajando arduamente para abrir una nueva cadena de nuestros institutos en oriente, nuestro primer objetivo siendo China, debido a que en aquel antiguo país nuestro modelo de negocios según nuestras estimaciones podría ser todo un éxito; sin embargo, no podemos de ninguna manera decir que ha sido fácil en ningún aspecto, algo que no es una sorpresa, ya que yo lo esperaba desde un principio.

Nuestro negocio, desde hace más de diez años, ha sido el impulso y formación de modelos del sexo femenino, a quienes conectamos con las marcas textiles más grandes del mundo, para que sus campañas publicitarias sean exitosas y para inspirar una cierta actitud a las mujeres del mundo.

Uno de nuestros objetivos más grandes es el fomentar el respeto a la mujer y a su libertad de elección y decisión. Para superar fenómenos como la desigualdad y el machismo, muchas mujeres optaron por concentrarse exclusivamente en su carrera, dejando de lado cuestiones como la familia o la maternidad. Esto ha sido visto por muchas personas como liberación; sin embargo, lo cierto es que algunas mujeres lamentan el no haber formado una familia.

Por esta razón, nuestras campañas y modelos promueven la imagen de una mujer libre de elegir, ya sea la vida profesional, la maternidad y la familia o ambas. El punto es resaltar que las mujeres, como todo ser humano, tienen la libertad de elegir lo que quieren hacer con su vida.

Algunos mercados en los que estamos fuertes y donde nuestra tendencia a la vida y a la tradición encuentra suelo fértil son todos los países de Europa del este, en especial Rusia, Ucrania, Moldavia y Bielorrusia donde la gran mayoría de las mujeres quieren formar una familia y mantener aquello que han tejido a lo largo de milenios, además que en esos lugares, para fortuna nuestra, son los lugares donde las mujeres son las más bellas en todo el mundo.

Nuestro viaje a antiguo oriente esta vez fue todo un éxito y el siguiente mes abrimos dos institutos ahí.

Además traje conmigo sofás de  diseño chino muy elegantes para nuestras instalaciones aquí.

Datos curiosos acerca del fabuloso cashmere

El cashmere, también conocido como cachemira o casimir, en español, es uno de los tipos de lana más especiales y cotizados que hay en la industria textil y en el ámbito de la moda.

La delicadeza y suavidad de su tejido son sinónimos de elegancia y confort. Sin importar la prenda de la que se trate, ya sea una bufanda, unos guantes o un suéter de cashmere, siempre aporta un toque de distinción al atuendo.

Sin duda, una prenda de cashmere es una opción infalible para hacer un magnífico regalo en fechas especiales, como navidad, día de las madres, día del padre y hasta en un baby shower.

Pero a pesar de ser un material tan conocido, hay detalles acerca del cashmere que no todo mundo sabe y que además de resultar interesantes, pueden ser de ayuda al momento de elegir una prenda.

El cashmere se obtiene de la cabra de Pashmina

Este animal, popularmente conocido como cabra de cashmere es una rara y hermosa especie, que habita en las praderas del Tibet, así como en las regiones de Jammu y Kashmir en la India. Las cabras se trasquilan en primavera, cuando su largo pelaje invernal está por empezar a caer.

El pelaje que más se utiliza para elaborar la lana de cashmere es el de la zona del cuello y el lomo; ahí es donde se produce el pelaje más largo, que resulta más fácil de hilar. La producción es muy escasa; con lo que se obtiene de una sola cabra, se puede fabricar hilo suficiente para confeccionar una bufanda. De ahí que las prendas de cashmere sean tan costosas.

Es más suave y brillante que otras lanas

Las fibras de cashmere son más largas que las de otro tipo de lana y tienen un rizado natural. Esto permite confeccionar un tejido muy suave al tacto y que por lo general no produce irritación ni picor, como a veces sucede con otros tipos de lana. El largo de las fibras también es el responsable de que las prendas tengan ese brillo tan especial que las caracteriza.

No es lo mismo “Cashmere 100%” que “100% Cashmere”

Parece una banalidad, pero en este caso, el orden de los factores sí altera el producto y debes fijarte muy bien en la etiqueta, antes de adquirir la prenda. Si se indica que ésta es “Cashmere 100%”, significa que para confeccionar la prenda se ha empleado hilo puro de cashmere, pero puede estar combinado con otros tejidos. En cambio, la leyenda 100% Cashmere sí garantiza que toda la prenda ha sido elaborada con esta lana y que ningún otro tipo de hilo se ha empleado para la confección.

El cashmere no sólo se produce en la India

De hecho, actualmente el principal productor de cashmere es Japón, con una producción estimada de 10,000 toneladas métricas. Le siguen otros países asiáticos, como Irán, Afganistán, Turquía y Kyrgyzstán. En el continente europeo, Escocia e Italia también destacan como productores de cashmere.

No es tan difícil de cuidar como parece

Uno de los principales problemas de las prendas de cashmere es que se pueden formar bolitas, sobre todo en las zonas donde se producen roces con otras prendas, con la joyería o con muebles de uso diario, como el escritorio o la silla. Sin embargo, esas imperfecciones pueden eliminarse fácilmente con un cepillo especial para prendas de cashmere.

Una prenda de calidad, traerá una etiqueta con instrucciones para el lavado. Lo más recomendable es hacerlo en lavadora, en un ciclo especial para lanas (wool). Para mayor cuidado, se puede lavar dentro de una bolsa de red, para proteger prendas finas. Para el guardado, es recomendable colocar la prenda dentro de una bolsa de tela, ya que así estará a salvo de las polillas y transpirará mejor.

Ahora que sabes un poco más del cashmere, cuida, disfruta y luce más tus prendas. La próxima vez que te inviten a una cena de navidad en Polanco o a la inauguración de unos departamentos en la Condesa, viste de cashmere con mucho estilo.