Datos curiosos acerca del fabuloso cashmere

El cashmere, también conocido como cachemira o casimir, en español, es uno de los tipos de lana más especiales y cotizados que hay en la industria textil y en el ámbito de la moda.

La delicadeza y suavidad de su tejido son sinónimos de elegancia y confort. Sin importar la prenda de la que se trate, ya sea una bufanda, unos guantes o un suéter de cashmere, siempre aporta un toque de distinción al atuendo.

Sin duda, una prenda de cashmere es una opción infalible para hacer un magnífico regalo en fechas especiales, como navidad, día de las madres, día del padre y hasta en un baby shower.

Pero a pesar de ser un material tan conocido, hay detalles acerca del cashmere que no todo mundo sabe y que además de resultar interesantes, pueden ser de ayuda al momento de elegir una prenda.

El cashmere se obtiene de la cabra de Pashmina

Este animal, popularmente conocido como cabra de cashmere es una rara y hermosa especie, que habita en las praderas del Tibet, así como en las regiones de Jammu y Kashmir en la India. Las cabras se trasquilan en primavera, cuando su largo pelaje invernal está por empezar a caer.

El pelaje que más se utiliza para elaborar la lana de cashmere es el de la zona del cuello y el lomo; ahí es donde se produce el pelaje más largo, que resulta más fácil de hilar. La producción es muy escasa; con lo que se obtiene de una sola cabra, se puede fabricar hilo suficiente para confeccionar una bufanda. De ahí que las prendas de cashmere sean tan costosas.

Es más suave y brillante que otras lanas

Las fibras de cashmere son más largas que las de otro tipo de lana y tienen un rizado natural. Esto permite confeccionar un tejido muy suave al tacto y que por lo general no produce irritación ni picor, como a veces sucede con otros tipos de lana. El largo de las fibras también es el responsable de que las prendas tengan ese brillo tan especial que las caracteriza.

No es lo mismo “Cashmere 100%” que “100% Cashmere”

Parece una banalidad, pero en este caso, el orden de los factores sí altera el producto y debes fijarte muy bien en la etiqueta, antes de adquirir la prenda. Si se indica que ésta es “Cashmere 100%”, significa que para confeccionar la prenda se ha empleado hilo puro de cashmere, pero puede estar combinado con otros tejidos. En cambio, la leyenda 100% Cashmere sí garantiza que toda la prenda ha sido elaborada con esta lana y que ningún otro tipo de hilo se ha empleado para la confección.

El cashmere no sólo se produce en la India

De hecho, actualmente el principal productor de cashmere es Japón, con una producción estimada de 10,000 toneladas métricas. Le siguen otros países asiáticos, como Irán, Afganistán, Turquía y Kyrgyzstán. En el continente europeo, Escocia e Italia también destacan como productores de cashmere.

No es tan difícil de cuidar como parece

Uno de los principales problemas de las prendas de cashmere es que se pueden formar bolitas, sobre todo en las zonas donde se producen roces con otras prendas, con la joyería o con muebles de uso diario, como el escritorio o la silla. Sin embargo, esas imperfecciones pueden eliminarse fácilmente con un cepillo especial para prendas de cashmere.

Una prenda de calidad, traerá una etiqueta con instrucciones para el lavado. Lo más recomendable es hacerlo en lavadora, en un ciclo especial para lanas (wool). Para mayor cuidado, se puede lavar dentro de una bolsa de red, para proteger prendas finas. Para el guardado, es recomendable colocar la prenda dentro de una bolsa de tela, ya que así estará a salvo de las polillas y transpirará mejor.

Ahora que sabes un poco más del cashmere, cuida, disfruta y luce más tus prendas. La próxima vez que te inviten a una cena de navidad en Polanco o a la inauguración de unos departamentos en la Condesa, viste de cashmere con mucho estilo.

El cashmere, también conocido como cachemira o casimir, en español, es uno de los tipos de lana más especiales y cotizados que hay en la industria textil y en el ámbito de la moda.

La delicadeza y suavidad de su tejido son sinónimos de elegancia y confort. Sin importar la prenda de la que se trate, ya sea una bufanda, unos guantes o un suéter de cashmere, siempre aporta un toque de distinción al atuendo.

Sin duda, una prenda de cashmere es una opción infalible para hacer un magnífico regalo en fechas especiales, como navidad, día de las madres, día del padre y hasta en un baby shower.

Pero a pesar de ser un material tan conocido, hay detalles acerca del cashmere que no todo mundo sabe y que además de resultar interesantes, pueden ser de ayuda al momento de elegir una prenda.

El cashmere se obtiene de la cabra de Pashmina

Este animal, popularmente conocido como cabra de cashmere es una rara y hermosa especie, que habita en las praderas del Tibet, así como en las regiones de Jammu y Kashmir en la India. Las cabras se trasquilan en primavera, cuando su largo pelaje invernal está por empezar a caer.

El pelaje que más se utiliza para elaborar la lana de cashmere es el de la zona del cuello y el lomo; ahí es donde se produce el pelaje más largo, que resulta más fácil de hilar. La producción es muy escasa; con lo que se obtiene de una sola cabra, se puede fabricar hilo suficiente para confeccionar una bufanda. De ahí que las prendas de cashmere sean tan costosas.

Es más suave y brillante que otras lanas

Las fibras de cashmere son más largas que las de otro tipo de lana y tienen un rizado natural. Esto permite confeccionar un tejido muy suave al tacto y que por lo general no produce irritación ni picor, como a veces sucede con otros tipos de lana. El largo de las fibras también es el responsable de que las prendas tengan ese brillo tan especial que las caracteriza.

No es lo mismo “Cashmere 100%” que “100% Cashmere”

Parece una banalidad, pero en este caso, el orden de los factores sí altera el producto y debes fijarte muy bien en la etiqueta, antes de adquirir la prenda. Si se indica que ésta es “Cashmere 100%”, significa que para confeccionar la prenda se ha empleado hilo puro de cashmere, pero puede estar combinado con otros tejidos. En cambio, la leyenda 100% Cashmere sí garantiza que toda la prenda ha sido elaborada con esta lana y que ningún otro tipo de hilo se ha empleado para la confección.

El cashmere no sólo se produce en la India

De hecho, actualmente el principal productor de cashmere es Japón, con una producción estimada de 10,000 toneladas métricas. Le siguen otros países asiáticos, como Irán, Afganistán, Turquía y Kyrgyzstán. En el continente europeo, Escocia e Italia también destacan como productores de cashmere.

No es tan difícil de cuidar como parece

Uno de los principales problemas de las prendas de cashmere es que se pueden formar bolitas, sobre todo en las zonas donde se producen roces con otras prendas, con la joyería o con muebles de uso diario, como el escritorio o la silla. Sin embargo, esas imperfecciones pueden eliminarse fácilmente con un cepillo especial para prendas de cashmere.

Una prenda de calidad, traerá una etiqueta con instrucciones para el lavado. Lo más recomendable es hacerlo en lavadora, en un ciclo especial para lanas (wool). Para mayor cuidado, se puede lavar dentro de una bolsa de red, para proteger prendas finas. Para el guardado, es recomendable colocar la prenda dentro de una bolsa de tela, ya que así estará a salvo de las polillas y transpirará mejor.

Ahora que sabes un poco más del cashmere, cuida, disfruta y luce más tus prendas. La próxima vez que te inviten a una cena de navidad en Polanco o a la inauguración de unos departamentos en la Condesa, viste de cashmere con mucho estilo.