Modelos y vida

Hace dos días regresamos de China, donde llevamos un año trabajando arduamente para abrir una nueva cadena de nuestros institutos en oriente, nuestro primer objetivo siendo China, debido a que en aquel antiguo país nuestro modelo de negocios según nuestras estimaciones podría ser todo un éxito; sin embargo, no podemos de ninguna manera decir que ha sido fácil en ningún aspecto, algo que no es una sorpresa, ya que yo lo esperaba desde un principio.

Nuestro negocio, desde hace más de diez años, ha sido el impulso y formación de modelos del sexo femenino, a quienes conectamos con las marcas textiles más grandes del mundo, para que sus campañas publicitarias sean exitosas y para inspirar una cierta actitud a las mujeres del mundo.

Uno de nuestros objetivos más grandes es el fomentar el respeto a la mujer y a su libertad de elección y decisión. Para superar fenómenos como la desigualdad y el machismo, muchas mujeres optaron por concentrarse exclusivamente en su carrera, dejando de lado cuestiones como la familia o la maternidad. Esto ha sido visto por muchas personas como liberación; sin embargo, lo cierto es que algunas mujeres lamentan el no haber formado una familia.

Por esta razón, nuestras campañas y modelos promueven la imagen de una mujer libre de elegir, ya sea la vida profesional, la maternidad y la familia o ambas. El punto es resaltar que las mujeres, como todo ser humano, tienen la libertad de elegir lo que quieren hacer con su vida.

Algunos mercados en los que estamos fuertes y donde nuestra tendencia a la vida y a la tradición encuentra suelo fértil son todos los países de Europa del este, en especial Rusia, Ucrania, Moldavia y Bielorrusia donde la gran mayoría de las mujeres quieren formar una familia y mantener aquello que han tejido a lo largo de milenios, además que en esos lugares, para fortuna nuestra, son los lugares donde las mujeres son las más bellas en todo el mundo.

Nuestro viaje a antiguo oriente esta vez fue todo un éxito y el siguiente mes abrimos dos institutos ahí.

Además traje conmigo sofás de  diseño chino muy elegantes para nuestras instalaciones aquí.

Hace dos días regresamos de China, donde llevamos un año trabajando arduamente para abrir una nueva cadena de nuestros institutos en oriente, nuestro primer objetivo siendo China, debido a que en aquel antiguo país nuestro modelo de negocios según nuestras estimaciones podría ser todo un éxito; sin embargo, no podemos de ninguna manera decir que ha sido fácil en ningún aspecto, algo que no es una sorpresa, ya que yo lo esperaba desde un principio.

Nuestro negocio, desde hace más de diez años, ha sido el impulso y formación de modelos del sexo femenino, a quienes conectamos con las marcas textiles más grandes del mundo, para que sus campañas publicitarias sean exitosas y para inspirar una cierta actitud a las mujeres del mundo.

Uno de nuestros objetivos más grandes es el fomentar el respeto a la mujer y a su libertad de elección y decisión. Para superar fenómenos como la desigualdad y el machismo, muchas mujeres optaron por concentrarse exclusivamente en su carrera, dejando de lado cuestiones como la familia o la maternidad. Esto ha sido visto por muchas personas como liberación; sin embargo, lo cierto es que algunas mujeres lamentan el no haber formado una familia.

Por esta razón, nuestras campañas y modelos promueven la imagen de una mujer libre de elegir, ya sea la vida profesional, la maternidad y la familia o ambas. El punto es resaltar que las mujeres, como todo ser humano, tienen la libertad de elegir lo que quieren hacer con su vida.

Algunos mercados en los que estamos fuertes y donde nuestra tendencia a la vida y a la tradición encuentra suelo fértil son todos los países de Europa del este, en especial Rusia, Ucrania, Moldavia y Bielorrusia donde la gran mayoría de las mujeres quieren formar una familia y mantener aquello que han tejido a lo largo de milenios, además que en esos lugares, para fortuna nuestra, son los lugares donde las mujeres son las más bellas en todo el mundo.

Nuestro viaje a antiguo oriente esta vez fue todo un éxito y el siguiente mes abrimos dos institutos ahí.

Además traje conmigo sofás de  diseño chino muy elegantes para nuestras instalaciones aquí.