Los plásticos están transformando el mundo automotriz

Cambios en las demandas, el avance de la tecnología y un enfoque neutral al proceso de los plásticos es lo que vemos que se unen para las piezas de automoción “bajo el capó”.

Hace más de 25 años que se usó poliamida en lugar de aluminio fundido por primera vez en un colector de admisión de aire de producción en masa en los E.U.

Desde entonces, la sustitución de componentes metálicos por plásticos en aplicaciones automotrices se ha convertido en una tendencia continua.

En los últimos años, los principales impulsores de la tecnología, liderados por la eficiencia del combustible y la reducción de emisiones, han presentado desafíos más duros, exigiendo soluciones de diseño innovadoras que dependen de los avances en los polímeros y procesamiento de ingeniería.

El éxito hasta ahora ha sido el resultado de la industria de rediseño de piezas y ensamblajes para plásticos y no simplemente para reemplazar los componentes metálicos uno por uno.

Los equipos de diseño han tenido que involucrar a proveedores de resinas y proveedores de equipos de procesamiento en las primeras etapas de desarrollo para lograr la optimización entre el diseño de piezas, el material de resina y el procesamiento.

Hemos visto, por ejemplo, que los polímeros de alto rendimiento como PPS y PPA reemplazan el metal en conjunto, los cuales están más cerca que nunca de la zona de combustión del motor.

Aquí de nuevo, el éxito ha sido el resultado de un enfoque de equipo que evalúa simultáneamente: materiales con mayor resistencia térmica, los requerimientos de procesamiento de tales materiales y el diseño de piezas.

Dados estos retos complejos, al considerar las soluciones de unión de plásticos, es importante comprender las ventajas y limitaciones de una amplia gama de tecnologías de unión.

De igual importancia, debe adoptarse un enfoque de “proceso neutral” al inicio de la fase de diseño y mantenerse mientras se evalúan las numerosas tecnologías disponibles.

Proveedores de soluciones de unión de plásticos deben ser contratados en una fase temprana para ayudar a determinar el mejor ajuste para la aplicación.

Esto mejorará drásticamente el diseño, la manufacturabilidad y el rendimiento funcional de la aplicación y reducirá el riesgo de rediseños costosos, reelaboración de prototipos y retrasos de programación causados por la falta de información sobre las tecnologías de unión de plásticos.

Bajo estas directrices, vemos la complejidad de los requisitos para pasar del uso del metal al plástico y cómo estos están ocasionando revoluciones en sus diseños donde desde ingenieros, diseñadores y todos los involucrados están consiguiendo avances significativos.

No hace mucho visité a un tío que tiene en su cochera un viejo auto de los años 50’s. Al revisarlo veo que es un pedazo de historia totalmente hecho de metal con unas cuantas cosas plásticas.

Observando mi auto, es totalmente al revés, mi auto es un mundo de ingeniería y tecnología hecho de diversos plásticos con toques de metal.

Lo interesante del caso es que mi auto, ante un choque, se haría añicos y lo más probable es que yo saliera ileso. Lo que no ocurriría con el auto de mi tío.

Su coche ante una coalisión con un auto nuevo no sufriría ni un rasguño, pero quizás si pueda presentar lesiones serias.

En fin, las cosas cambian y gracias a las nuevas tecnologías están consiguiendo que sean más razonables con el hombre y el medio ambiente.

Esta visión general de ciertas tecnologías de unión de plásticos se extiende a otras aplicaciones como las submarinas que involucran polímeros diseñados de alto rendimiento ¿te imaginas esos grandes avances?

Cambios en las demandas, el avance de la tecnología y un enfoque neutral al proceso de los plásticos es lo que vemos que se unen para las piezas de automoción “bajo el capó”.

Hace más de 25 años que se usó poliamida en lugar de aluminio fundido por primera vez en un colector de admisión de aire de producción en masa en los E.U.

Desde entonces, la sustitución de componentes metálicos por plásticos en aplicaciones automotrices se ha convertido en una tendencia continua.

En los últimos años, los principales impulsores de la tecnología, liderados por la eficiencia del combustible y la reducción de emisiones, han presentado desafíos más duros, exigiendo soluciones de diseño innovadoras que dependen de los avances en los polímeros y procesamiento de ingeniería.

El éxito hasta ahora ha sido el resultado de la industria de rediseño de piezas y ensamblajes para plásticos y no simplemente para reemplazar los componentes metálicos uno por uno.

Los equipos de diseño han tenido que involucrar a proveedores de resinas y proveedores de equipos de procesamiento en las primeras etapas de desarrollo para lograr la optimización entre el diseño de piezas, el material de resina y el procesamiento.

Hemos visto, por ejemplo, que los polímeros de alto rendimiento como PPS y PPA reemplazan el metal en conjunto, los cuales están más cerca que nunca de la zona de combustión del motor.

Aquí de nuevo, el éxito ha sido el resultado de un enfoque de equipo que evalúa simultáneamente: materiales con mayor resistencia térmica, los requerimientos de procesamiento de tales materiales y el diseño de piezas.

Dados estos retos complejos, al considerar las soluciones de unión de plásticos, es importante comprender las ventajas y limitaciones de una amplia gama de tecnologías de unión.

De igual importancia, debe adoptarse un enfoque de “proceso neutral” al inicio de la fase de diseño y mantenerse mientras se evalúan las numerosas tecnologías disponibles.

Proveedores de soluciones de unión de plásticos deben ser contratados en una fase temprana para ayudar a determinar el mejor ajuste para la aplicación.

Esto mejorará drásticamente el diseño, la manufacturabilidad y el rendimiento funcional de la aplicación y reducirá el riesgo de rediseños costosos, reelaboración de prototipos y retrasos de programación causados por la falta de información sobre las tecnologías de unión de plásticos.

Bajo estas directrices, vemos la complejidad de los requisitos para pasar del uso del metal al plástico y cómo estos están ocasionando revoluciones en sus diseños donde desde ingenieros, diseñadores y todos los involucrados están consiguiendo avances significativos.

No hace mucho visité a un tío que tiene en su cochera un viejo auto de los años 50’s. Al revisarlo veo que es un pedazo de historia totalmente hecho de metal con unas cuantas cosas plásticas.

Observando mi auto, es totalmente al revés, mi auto es un mundo de ingeniería y tecnología hecho de diversos plásticos con toques de metal.

Lo interesante del caso es que mi auto, ante un choque, se haría añicos y lo más probable es que yo saliera ileso. Lo que no ocurriría con el auto de mi tío.

Su coche ante una coalisión con un auto nuevo no sufriría ni un rasguño, pero quizás si pueda presentar lesiones serias.

En fin, las cosas cambian y gracias a las nuevas tecnologías están consiguiendo que sean más razonables con el hombre y el medio ambiente.

Esta visión general de ciertas tecnologías de unión de plásticos se extiende a otras aplicaciones como las submarinas que involucran polímeros diseñados de alto rendimiento ¿te imaginas esos grandes avances?